También puedes recibir
frases diarias de

  

Principios de la comunicación asertiva

Publicado el 27.06.14

Principios de la comunicación asertiva

 

Artículo de Luis Fernando Martínez Gómez, vía terapiagestaltsi.com

 

 

La comunicación asertiva es una excelente estrategia para resolver los conflictos interpersonales de manera sana y madura, evitando la comunicación agresiva o el estilo pasivo, donde simplemente nos resignamos ante las demandas o imposiciones del otro, sin atrevernos a defender nuestros derechos.

 

Para realizar una adecuada comunicación asertiva no es suficiente saber qué decir, es una cuestión de forma y fondo y, por tanto, también es muy importante el saber elegir el cómo decirlo.

 

Para ello, es importante tomar en cuenta los siguientes:

 

Principios de la comunicación asertiva

 

  • Tener claros los propios puntos de vista: para poder defender una opinión con coherencia es necesario que exista esa opinión coherente. A menudo, reaccionamos a las situaciones sin haber meditado sobre ellas.

 

  • No imponer: Limitarse a enunciar una directriz o punto de vista sin aportar argumentos puede ser percibido como una imposición. “Vamos a hacer esto “ niega la posibilidad del interlocutor a intervenir. Sin convertir cada decisión en un consenso, se puede hacer partícipe a la otra parte de las decisiones tomadas explicando qué las motiva. “Pasa tal, por lo tanto, vamos a hacer esto otro que lo resolverá por esto y esto otro ”

 

  • No amenazar: Cuando pensemos que contravenir nuestro punto de vista puede tener consecuencias negativas, no se debe utilizar esas consecuencias negativas como una amenaza: “Si no haces lo que digo perderás el trabajo ”es una predicción amenazante. “Es importante que hagas esto por tal y cual, de lo contrario, puede suceder esto otro ”

 

  • Centrarse en uno mismo: hacer afirmaciones categóricas sobre las motivaciones, intenciones o emociones de los demás es arriesgado. Podemos estar seguros de cómo interpretamos nosotros a los demás, pero no de la auténtica motivación que hay detrás: "“No quieres hacerlo" ”vs "Parece que no quieras hacerlo" o "“Lo que pasa es que estás enfadado" vs “"Me da la sensación de que te has enfadado." Si nos ceñimos a los sentimientos o impresiones que nos despiertan los demás estaremos seguros de no hacer ninguna acusación infundada.

 

  • Empatizar: ponerse en el lugar del otro puede ser uno de los consejos más antiguos pero a menudo mal entendido. La finalidad de ponerse en el lugar de otra persona no es necesariamente excusarla y punto. La finalidad real es comprender mejor el punto de vista del otro, que no es lo mismo que estar de acuerdo con él. Comprender a la otra persona ayuda a comunicarnos más efectivamente con ella.

 

  • Reconocer cuando el otro tiene razón: La finalidad de la comunicación ha de ser llegar a una resolución. Si uno sólo tiene intención de “ganar”, no será posible el entendimiento. Es importante saber reconocer cuando el otro lleva razón total o parcialmente y demostrar que se reconoce.

 

  • Buscar puntos de acuerdo: Aunque no estemos de acuerdo a grandes rasgos con la otra persona, casi siempre podremos encontrar ciertos elementos en los que Sí estemos de acuerdo. Enfatizarlos refuerza la idea de que no hay bandos, sólo posturas, utilizad frases como “estoy de acuerdo con eso, “tienes razón en que...”, “como bien has dicho...”, etc...

 

  • Sinceridad: es importante ser sincero en el discurso. Introducir falsedades, aunque se haga con buena intención, suele ser contraproducente. Si nuestro interlocutor detecta inconsistencias desconfiará (y con razón).

 

  • Hablar en frío: Todo el mundo se “calienta ” en alguna ocasión. Pero una comunicación positiva no suele ser compatible con un estado de ánimo alterado. Posponer un enfrentamiento para asegurar un correcto enfoque del asunto es recomendable.
 
 
 
 
Imagen cortesía de Quinn Dombrowski
 
 
 

Conversaciones

¿Tienes alguna idea, pregunta o debate inspirado en el tema?
Empieza o únete a una conversación.